Por-que-la-ecografia-de-la-semana-12-es-tan-importante

Querida futura-mamá: estás alcanzando el final del primer trimestre. Eso significa que llevas 12 semanas de embarazo, y llega un momento clave en tu gestación. ¿Y por qué es tan importante la semana 12? Son muchas razones, pero principalmente porque ha llegado el momento de realizar la ecografía de la semana 12.

Seguro que estáis deseando ver al bebé en la pantalla, y escuchar con emoción el latido de su corazón, pero además, debéis saber que desde el punto de vista médico, esta eco es una pieza clave en la valoración de tu embarazo.

Eco semana 12: ¿Qué detecta y por qué se realiza?

En la ecografía semana 12, de forma resumida, se determinará la posición en el útero de tu bebé, os permitirá escuchar los latidos cardíacos y el ecógrafo podrá medir al feto para precisar si su crecimiento es acorde a la edad gestacional calculada. Pero, podría decirse que la parte que más preocupa a futuros papás de esta exploración, es porque en ella también se pueden detectar la mayoría de las malformaciones. Veamos esto en profundidad.

En esta semana, junto a la eco, está programado que se realice una prueba importante que arrojará datos muy relevantes sobre el desarrollo de tu bebé. El Triple Screening, seguro que te suena. El proceso de este test combinado consiste en una extracción de sangre materna y la realización de la ecografía de la que hablamos.

¿Qué se busca con la prueba del Triple Screening (o cribado de cromosomopatías)? Como ya te habrá comentado tu médico ginecólogo, te la realizarán el mismo día de la ecografía de la semana 12.

Este test consiste en una estimación matemática que calcula el riesgo que tiene tu futuro hijo de padecer alteraciones cromosómicas, como por ejemplo la trisomía 21 (Síndrome de Down) y la trisomía 18 (Síndrome de Edwards).

A la hora de realizarlo se tendrán en cuenta tres datos:

  • La edad de la madre (la estadística dice que el riesgo incrementa con la edad de la madre).
  • Los niveles de dos proteínas fabricadas por la placenta (beta-hCG libre y PAPP-A).
  • Los datos obtenidos en la ecografía de la semana 12 sobre la anatomía fetal (tamaño del bebé, translucencia nucal, etc).

Es importante que no olvides que no es una prueba concluyente, es decir, no es un diagnóstico, sino que mide un índice de riesgo. En caso de riesgo alto tu médico te podrá recomendar realizar otros exámenes más precisos, como test de ADN fetal en sangre materna, o bien una amniocentesis o una biopsia corial, ambas técnicas invasivas, empleadas para descartar o confirmar el riesgo.

¿Cómo se interpreta el triple screening?

En el triple screening se analizan y combinan tres datos: socio-demográficos, bioquímicos y los anatómicos de la ecografía.

Tras la combinación de éstos, se obtiene un valor utilizando una unidad de medida conocida como MoM (múltiplos de la mediana).

Se consideran valores normales los situados entre los 0,5 y los 2,5 MoM. Todos los valores de MoM que se encuentren entre el 0,5 y el 2,5 se consideran normales, siendo el 1 el óptimo y más beneficioso.

Pero todo esto es estadística, no te preocupes. Quién mejor te explicará y ayudará a interpretar los resultados, será tu médico.

Así que, recapitulando, recordemos cuáles son los objetivos principales de esta exploración en este momento concreto de tu embarazo:

  • Establecer el riesgo de anomalías cromosómicas. Las anomalías cromosómicas se producen cuando hay alguna alteración en los 46 cromosomas del bebé (23 heredados del padre y 23 de la madre). La anomalía más frecuente es la trisomía 21 o síndrome de Down.
    La translucencia nucal, o lo que comúnmente conocemos como “pliegue nucal”, es, junto con otros parámetros, parte del cribado de cromosomopatías del primer trimestre. Es un examen que mide el engrosamiento del pliegue de la nuca y ayuda a evaluar el riesgo para síndrome de Down u otros problemas genéticos del bebé.
  • Estudio de la anatomía fetal. Aunque la ecografía más empleada al estudio de las anomalías fetales suele ser la de la semana 20, en la 12 también se pueden detectar algunas anomalías morfológicas mayores. Durante la ecografía 12 semanas se exploran una serie de parámetros que determinarán un riesgo determinado para síndrome de Down u otras patologías cromosómicas, como son la translucencia nucal, el hueso nasal o el flujo sanguíneo fetal.

Recientemente se está realizando en muchos centros la incorporación del cribado de preeclampsia, en esta misma ecografía. La preeclampsia, como sabéis, es la hipertensión arterial en la segunda mitad del  embarazo. En ocasiones, la medición del pulso en las arterias uterinas, con la ecografía Doppler, puede ser de ayuda en la detección de embarazadas con riesgo desarrollar preeclampsia durante el embarazo. Sobre todo en embarazadas de riesgo o con antecedentes familiares.

También esta eco podría servir, en casos especiales, para conocer el sexo del bebé (aunque no suele ser visible ni fiable 100%), pero su función fundamental es diagnóstica.

¿Cómo es tu bebé en la semana 12?

Tu bebé ahora mismo es un embrión que de cabeza a rabadilla mide entre 45 y 84 milímetros. Tiene el tamaño suficiente para apreciar bien su desarrollo y poder detectar posibles anomalías.

A partir de la semana 11 se pueden distinguir con claridad la cabecita, el tórax, el abdomen y las extremidades. Al embrión lo rodea una cantidad abundante de líquido amniótico, y no para de moverse, dar pataditas y agitar brazos y cabeza.

Estáis viviendo momentos únicos en vuestras vidas, y seguro que queréis conservarlos en la memoria para siempre. Para no olvidar jamás estas emociones vividas, una buena fórmula es guardar la eco de la semana 12 protegida dentro del Álbum embarazo de Mimuselina: un precioso diario de embarazo donde registréis estos momentos tan especiales.