VIAJAR CON CALOR Y BEBES EN COCHE

Hace calor… mucho calor… No, no es la canción de Los Rodríguez (aunque muchos y muchas hayáis empezado leyendo y tarareando al vez): es el verano. De la mano del verano llegan las vacaciones y los viajes. Si viajamos  con bebés y niños hay que tener muchas cosas en cuenta, porque son muchos los riesgos que supone viajar en coche con un bebé cuando las temperaturas son tan elevadas.

Viajar en coche con un bebé cuando hace mucho calor: peligros

Ante todo hay que garantizar la seguridad de los menores. Ni que decir tiene que antes de poneos en carretera y para desplazamientos que suelen ser más largos que ir y venir a trabajar, hay que poner a punto el vehículo y pasar una revisión a conciencia, en la que por supuesto, hay que vigilar que el aire acondicionado funciona perfectamente.

Si no es así, pues habrá que repararlo, recargarlo, verificar las fugas de olores y gases extraños en el interior del coche… Esto, que podría parecer una obviedad, hay mucha gente que no lo hace y puede suponer un problema con las altas temperaturas porque los bebés son muy vulnerables y es fácil que sufran un golpe de calor dentro del habitáculo del coche.

Y además, si el coche te deja tirado a horas en las que el calor y el sol aprietan, en mitad de la nada de una carretera, si para los adultos es «insufrible» aguantar ese calor sin ningún lugar en el que refugiarse, imaginaos para un bebé. Revisión del coche y puesta a punto sí o sí antes de cualquier viaje.

Termometro calor viajar con bebés en coche y con altas temperaturas mimuselina
Por poneos en situación: cuando nuestro coche está aparcado en la calle y la temperatura ronda los 36 grados, puede llegar, en tan sólo un cuarto de hora, a alcanzar más de 60 grados en el interior. El efecto lupa de los cristales, las tapicerías oscuras y el calor reconcentrado fomentan la sensación real de sauna. Un horno que es una trampa que puede llegar a ser mortal para las personas  y más aún para los niños.
-Importante, antes de montarse cuando el coche ha estado en estas circunstancias, aparcado en exterior, abrir las puertas y ventanas para que vaya ventilándose y arrancar el aire acondicionado para que baje la temperatura del interior.

Sólo cuando ésta haya disminuido considerablemente, montaremos a los bebés. Mantendremos de primeras las ventanas abiertas para que siga moviéndose el aire y el frescor.

Los chorros del aire acondicionado nunca deben dar de manera directa al bebé, porque pueden resecar las mucosas e irritar el sistema respiratorio del peque. La temperatura debe estar controlada en todo momento, ni pasarnos de calor ni de frío.

temporizadores coche viajar con bebés y con calor mimuselina
Antes de continuar con posibles riesgos y consejos para evitarlos voy a hacer un inciso para remover conciencias, que parece que no nos damos cuenta de la importancia de ciertas cosas.
Es increíble, pero cierto: cada año mueren bebés dentro de los coches. Encerrados, dejados solos en la sillita. ¿De verdad? ¿Cómo puede ser que año tras año nos encontremos con tristes y lamentables noticias así? Un niño, bajo ningún concepto, ni un minuto ni medio, puede quedarse dentro del coche con todo el calor.
Es súper fácil y rápido que sufra una hipertermia o golpe de calor. No te olvides de tu hijo, llévalo siempre contigo, no lo dejes nunca, nunca en el coche. Ni un recado ni dos… No le damos, vamos a meternos todos en el mismo saco, la suficiente importancia al hecho de dejarlos un «momentito» en el coche, y ese momentito puede resultar fatal.

Consecuencias

Insolación, quemaduras, hipertermia (los órganos internos del cuerpo llegan a los 40 grados y eso puede tener consecuencias irreversibles en el cerebro), golpes de calor… Son muchas y gravísimas las consecuencias. Por eso este inciso para la reflexión. Tu bebé siempre contigo.
Un niño puede morir en una hora que pase encerrado en el interior de un vehículo, así nos lo relata la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).
Si alguien se encuentra a un bebé encerrado en un vehículo, debe avisar al 112 y mientras intentar sacarlo del mismo. Si es necesario romper un cristal elegir uno alejado del bebé para que no le salten cristales y protegerse uno mismo para no cortarse tampoco.
Y tened cuidado también con los mandos, cierres y sistemas electrónicos no vayan a jugar una mala pasada cerrándose con los pequeños en el interior sin querer. Los niños no deben jugar nunca con los mandos ni tarjetas por lo que pueda pasar.
La Asociación Española de Pediatría (AEP) advierte de que los bebés y niños son más vulnerables al calor porque su reserva de agua es menor y porque la temperatura corporal de los niños sube entre tres y cinco veces más rápido que en los adultos.

Para que identifiquéis los síntomas más representativos de un golpe de calor son:

  1. Fiebre
  2. Piel muy caliente
  3. Puede aparecer sudor o no, pero la superficie de la piel está ardiendo
  4. Frecuencia cardiaca elevada
  5. Respiración acelerada y agitada
  6. Vómitos
  7. Sed muy intensa
  8. Dolor de cabeza
  9. Disminución del nivel de consciencia
  10. Irritabilidad
  11. Convulsiones
Todo esto, cuando los niños son más mayores es más fácilmente detectable, por ejemplo la irritabilidad o la sed porque suelen hablar y decirte lo que les pasa, pero cuando son más pequeños y no saben comunicarse, hay un mayor riesgo. Si encontramos estos síntomas debemos actuar de la siguiente manera:
  • Sacar al niño del coche
  • Trasladarlo a un lugar más fresco, sombrío
  • Mientras llegan los servicios sanitarios (llamar inmediatamente al 112) hay que intentar bajar la temperatura del cuerpo del bebé por ejemplo con agua tibia, paños de agua fresquita en la cabeza. Los paños o compresas frías hay que ir cambiándolas cada poco tiempo porque se calientan enseguida.
  • La cabeza debe estar más alta que el resto del cuerpo.
  • Darles de beber agua o líquidos con sales, sueros o soluciones de rehidratación.

Debéis tener en cuenta, a la hora de viajar en coche con bebé o niño y con calor extremo las siguientes cosas:

Cuidado con las maxicosi, huevitos, sillas, mecanismos de retención… Son obligatorias y salvan vidas. Es fundamental saber qué silla necesita tu bebé y la instalación correcta por tamaño, peso, a contramarcha…
Estas sillitas tienen una impregnación ignífuga para evitar riesgos en posibles incendios pero ¿Qué pasa con esa impregnación ignífuga? Pues que esos materiales hacen que el bebé suden el triple y eso, con calor, nos lleva a un riesgo de deshidratación bestial. ¿Cómo evitarlo?
Podemos colocar fundas de rizo a las sillas o como hacíamos en nuestro caso, poner muselinas a modo de sábana, que es un tejido 100% algodón, transpirable que evita que el pequeño sude. Muy muy importante.
Muselinas 1x1m gasa algodón para bebé mimuselina estampada con frases
  • Existe también, para estas sillas, una especie de funda, que al igual que colocamos los parasoles en las lunas delanteras, podemos ponérselo a las sillas para evitar el calor directo, ya que muchas veces se pondrán tan calientes sus partes que incluso os podéis quemar al intentar abrocharlo.
  • Las piezas metálicas se ponen incandescentes y si para los papis ya queman a la hora de abrocharlas, imaginaos si eso, tan caliente, roza la piel de vuestro bebé…
funda para silla bebé coche evitar calor altas temperaturas bebes viajes coches mimuselina

Consejos para viajar con bebés y calor

  • No programéis viajes muy largos. No sólo por el calor, aunque este riesgo se incrementa con las altas temperaturas. Si tenéis que viajar lejos, haced paradas cada poco tiempo, sacad a vuestro peque de la silla, que estire, que le de el fresquito y que se hidrate. Hay que darles de beber muy a menudoLos bebés y recién nacidos pueden pasar un tiempo limitado en el «huevito» o silla grupo 0, el riesgo de asfixia postural también aumenta con el calor.
  • Tapar la luz directa del sol por ejemplo poniendo muselinas en las ventanas para evitar que el calor, a través del cristal, le de directamente a vuestro pequeño. Si sois expertos en orientación y sabéis la carretera que vais a transitar y la posición del sol, podéis incluso colocar la silla del bebé en el lado donde no vaya a dar el sol durante el viaje.
  • El bebé no debe debe llevar ropa cómoda, suelta, ligera, ir frescos con tejidos naturales, algodonesbambulas,muselinas, que eviten que sude.
Ranita de gasa de muselina algodón mimuselina mordedor
  • Evita las horas de más calor para viajar. Procura salir temprano para que el pequeño también duerma mejor en el coche.
  • Huye de las zonas con mucho tráfico en las horas centrales del día. Estar parados en una tasco a pleno sol no ayuda en absoluto.
  • Si tienes el coche aparcado en exterior, procura que antes de emprender el viaje haya estado a la sombra y con un parasol puesto que evite la incidencia directa de los rayos del sol a través de la luna del coche. Por eso también, si viajas de madrugada o temprano, el coche estará más fresquito de la noche.
Parasol coche ideal viajar con bebés en coche con altas temperaturas mimuselina
  • El aire acondicionado, como os decíamos antes, debe ir conectado, bajando la temperatura del interior del vehículo, pero sin que los chorros den de manera directa en los niños.
  • Abrir las ventanillas de vez en cuando para que se ventile el aire del interior del coche.
Con estos puntos a seguir vuestro viaje será una experiencia única y disfrutaréis de unas vacaciones especiales con los más pequeños y sin sobresaltos. ¿Cuáles son vuestros destinos? ¡Felices vacaciones!