Depresion post parto: postparto en tiempos de coronavirus

Parece que después de tener un bebé todo debería ser maravilloso, idílico, un momento mágico… pero esos primeros días, semanas y meses después del parto no siempre son lo más bonito de la vida para una madre. Hay veces que se siente mal, triste, decaída y culpable además por sentirse así. Es la depresión postparto, que aunque parezca un tema tabú, está ahí, y es otra realidad a la que enfrentarse como madre, si aparece.

Las primeras ocho semanas después del parto sucede el “baby blues” o periodo de tristeza transitoria tras la euforia inicial del nacimiento de un bebé. Pero no hay que dejarse embaucar, hay que buscar y sentir esa felicidad. Nada de enrocarse en esos pensamientos negativos en bucle.

Y como la depresión postparto puede aparecer está bien conocer sus síntomas, sus causas y cómo afrontarla.

cojín de lactancia mimuselina

¿Qué es la depresión postparto?

La depresión postparto es una depresión, intensa o moderada, que se presenta después de que la mujer haya dado a luz, sobre todo los tres primeros meses posteriores al parto, aunque puede darse hasta el año después.

Posibles causas de la depresión postparto

-Los niveles hormonales se ven alterados y eso es una bomba de relojería sobre todo para el estado de ánimo: tristeza, apatía, desgana…

-La total dependencia del bebé hacia ti por lo que tú, como madre, dejas de tener independencia y tiempo libre, de repente toda tú dependes del bebé como el bebé depende de ti. Y esta falta de tiempo para una misma puede causar frustración y depresión postparto si no se sabe gestionar.

-Los cambios físicos en el cuerpo tras el parto también generan un bloqueo porque durante el embarazo los cambios se dan pero por la magia de crear vida dentro… Una vez que la vida está fuera, verse con las caderas, las estrías y el abdomen dilatado y con volumen no ayuda para sentirse bien. Así que otra causa más para la posible aparición de la depresión postparto.

Inseguridad e inexperiencia. Todo es nuevo y genera angustia por dudar constantemente de si se está haciendo correctamente o no. Dudas constantes sobre las capacidades como madre. Lo que genera un miedo a saber si se está haciendo bien o no y ese miedo mal conducido puede tener graves consecuencias.

Hola mundo, muselina super suave bebe Mimuselina

Factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición de la depresión postparto

Madres jóvenes o embarazos precoces

Embarazos no deseados

-Si la madre ha sufrido depresión anteriormente o trastornos psicológicos.

Enfermedad del bebé. Si el bebé está enfermo y hay preocupaciones añadidas por estas causas.

Embarazo múltiple y el estrés de tener gemelos, mellizos, trillizos…

Problemas económicos

Crisis con la pareja por todos los cambios de la nueva situación…

chichonera, funda nórdica, cuco reductor de cuna Mimuselina

Síntomas de la depresión postparto

Una cosa son los sentimientos tras el alumbramiento: ansiedad, irritación, inquietud, nervios… propios de la normal depresión puerperal que se produce y otra cosa son los síntomas de una depresión postparto.

Cuando esta depresión puerperal normal no desaparece, y los signos de negatividad van en aumento después del primer mes más o menos puede que se esté sufriendo depresión postparto. Observar los siguientes síntomas, muy parecidos a los de una depresión normal:

-Tristeza

-Irascibilidad

-Irritabilidad

-Falta de interés en cualquier acción o actividad

-Cambios en el apetito

-Ansiedad

-Ganas de llorar o llanto excesivo

-Insomnio

-Desesperanza

-Miedo a no ser una buena madre

-Pérdida de concentración

-Desorientación

-Pérdida de energía

-Sentimientos de culpa e inutilidad

-Aislarse poco a poco de familia y amigos

-Pensamientos recurrentes sobre suicidio…

Pueden presentarse además acciones y sentimientos de rechazo hacia el bebé, dejando incluso de cuidarlo o incluso queriendo hacerle daño físico.

cojin de lactancia gemelar mimuselina

Cómo superar la depresión postparto

Lo mejor es darse cuenta que se tiene un problema, pedir ayuda y dejarse ayudar, ya sea con tratamiento farmacológico o psicoterapéutico. Yo prefiero huir de la medicación, pero en casos muy graves podría ser justificada.

Además de los tratamientos el apoyo de la familia y los amigos es fundamental, el diálogo, el descanso, la actitud, el espacio para una misma…

Arrullo para bebe manta mapamundi recién nacido

Si en condiciones generales, la depresión postparto es complicada, en la situación de pandemia y confinamiento por el Covid 19 la cosa se complica aún más.

El estado de alarma actual, de incertidumbre mundial y desasosiego social supone un factor de riesgo extra para las mujeres que se encuentran embarazadas o que acaben de dar a luz ya que pueden precipitar el hecho de sufrir este trastorno mental conocido como depresión postparto.

Es un momento en el que la mujer está ultra sensible, una etapa de gran vulnerabilidad para las madres donde afloran de golpe todos los miedos e inseguridades posibles acerca de sus capacidades como madre. Las mujeres nos lo planteamos todo y en muchos casos con un látigo nos auto-exigimos, nos valoramos con unas gafas de cristal negro que no nos dejan ver con nitidez lo valientes, poderosas y fuertes que somos, porque estamos más que preparadas para esa maternidad y esa crianza. Solo que en esos momentos nos invade esa pesadumbre que anula la luz y nos hace no ver nada entre tanta oscuridad y duda.

coronavirus y embarazo y postparto

Pues imaginaos si a esa frustración y negatividad le sumamos el sentimiento de culpa porque pensamos que deberíamos estar súper felices porque es un momento único y nos lo estamos perdiendo pensando así de negativamente… Y además, pensad que a todo esto se le suma la situación de confinamiento y aislamiento social en la que estamos inmersos por culpa de la pandemia del coronavirus.

El estado de ánimo está por los suelos y el riesgo de desarrollar alteraciones del estado de ánimo y depresión postparto crecen.

Una de las medidas, si no la principal, para no contagiarnos de Covid es mantener la distancia social, aislarnos, lo que, si acabas de ser madre, hace esa maternidad aún más complicada, ya que la recién mamá también es un ser social y como tal y con todas sus dudas de primeriza, también necesita sentirse arropada por otras mamis cercanas con experiencia, por su propia madre y abuela de la criatura… de repente acaba de ser madre, es todo nuevo y está sola y encerrada.

Un caldo de cultivo para caer en una apatía de ánimo y negatividad. El apoyo de otras madres la ayudaría, pero no puede tenerlo por la distancia social y el aislamiento.

Y qué decir si el padre tiene que incorporarse al trabajo, ese momento de soledad ante el peligro incrementa las posibilidades de sufrir esa depresión postparto y agudiza la angustia, la tristeza y la preocupación por lo que pueda pasar al quedarse a solas con su bebé.

Reductor de cuna de Mimuselina

El postparto en tiempos de coronavirus

Cero o mínimas visitas, cero o mínimo contacto con familiares y amigos… Cero compartir la alegría, cero conocer al recién nacido, cero, cero, cero… nada de nada. Así está siendo para muchas mamás primerizas la experiencia de la maternidad y el postparto. Ni al hospital las pudieron ir a visitar sus familiares y amigos más cercanos… ni por supuesto después a sus propias casas…

Con este panorama es de entender, que si de por sí el puerperio es uno de los momentos más vulnerables para la mujer, todo el tema del aislamiento lo está complicando aún más.

En circunstancias normales a toda mamá le gusta recibir las visitas y presumir de hijo y felicidad, aunque a algunas mamis, sin sufrir depresión, le ha venido de lujo este aislamiento para evitarse indeseadas visitas al hospital o al hogar, pensando que no hay mal que por bien no venga. Para otras mamis esta situación les está permitiendo una mayor tranquilidad para adaptarse en soledad a su nueva vida y a la nueva familia que se ha formado.

Cambiador de sobremesa Mimuselina

Tengo dudas, miedo a equivocarme, me siento sola, nadie me entiende, estoy desbordada… esta serie de pensamientos y reflexiones empiezan a surgir en la cabeza de la madre primeriza y sin darse cuenta el bucle negativo se hace más y más profundo… y de pronto, ya es tarde: la depresión está ahí. Durante todo el embarazo estás eufórica, pensando en lo bonito que va a ser todo, inquieta y deseosa porque llegue el momento de conocer al amor de tu vida…

Lo has imaginado todo perfecto con unas expectativas creadas que luego, plufff. La soledad además es un problema porque la madre indecisa y dubitativa generaría seguridad compartiendo esas ansiedades con gente en su misma situación o con más experiencia.

¿Cómo sobrellevar mejor el postparto en tiempos de coronavirus?

Pide ayuda y busca grupos de apoyo online, que de manera virtual, o con videollamadas, te hagan sentirte comprendida y demostrarte que es normal pero que tú vas a poder con esto y con más porque como mujer y madre eres dura, fuerte y poderosa de incalculable valor físico y mental aunque ahora notes que flojeas y no lo veas. En algunos hospitales además tienen grupos de apoyo para ayudarte, como madre con depresión.

cuco nido mimuselina uso como cojín de lactancia

¿Qué podemos hacer para combatir la depresión postparto?

-Una buena alimentación. Otro de los factores que bloquean y deprimen a muchas mujeres es la recuperación corporal y física después del parto. Quieren que sea más rápida y comienzan a no sentirse identificadas con un cuerpo que aún sigue deformado en la cadera y con la zona abdominal prominente, eso si, sin bebé dentro. Esto nos puede causar a las mamás, sobre todo a las primerizas, un bloqueo negativo. Por eso, para combatir la depresión y sus síntomas, conviene llevar una alimentación saludable y variada.

El descanso. Descansar lo máximo posible dentro de lo que supone tener un bebé recién nacido totalmente dependiente y enganchado al pecho por ejemplo.

Búsqueda de apoyo, ser conscientes de que podemos tener un problema y alzar la voz, compartir la experiencia con otras mamis…

Espero que no tengáis que pasar por ningún momento depresivo y que disfrutéis plenamente de vuestra maternidad, sabiendo que tiene momentos duros y malos y no todo es de color de rosa. Sabiendo la realidad a la que nos enfrentamos podemos con todo. Somos valientes y fuertes, somos mujeres, y somos madres.