Semana 27 del embarazo blog mimuselina

Semana 27 de embarazo: El bebé

A partir de la semana 27, empieza el tercer y último trimestre del embarazo. El feto, a estas alturas, es bastante grande pero delgado, y aún le queda mucho por crecer en los próximos dos meses. Tu bebé ya pesa en torno a 1 kg y la longitud total de la cabeza a los pies es de unos 34 centímetros. Ocupa casi todo el espacio en el útero. Los movimientos fetales son más fuertes y pueden llegar a hacerte daño. Tiene más o menos el tamaño de una coliflor.

A partir de ahora acumulará más grasa y aumentará de peso considerablemente. Cuando está despierto, el bebé abre los ojos y mira a su alrededor. Si la madre está situada en un sitio con mucha claridad, la luz que atraviesa la pared abdominal hace que el útero adquiera un color rojizo.
En este momento,  ya se podrán escuchar los latidos del bebé poniendo el oído sobre tu abdomen. Debes saber que tu ritmo cardíaco está muy vinculado al de tu hijo y tu estrés y tus hábitos le influyen directamente.
Estas semanas notarás movimientos a diario. Existe incluso la posibilidad de que percibas momentos en los que tu bebé tiene hipo. El hipo del feto es muy curioso, muy diferente al nuestro: tiene espasmos, pero no produce ruido porque no hay aire en sus pulmones.
Sus órganos internos están terminando de formarse. En el sistema digestivo, el hígado experimenta una rápida maduración. Los pulmones son el último órgano vital que se forma en el bebé como habéis ido leyendo semana a semana. En tu interior no los usa, ya que obtiene el oxígeno de tu placenta a través del cordón umbilical y también de lo que traga de la bolsa amniótica.
Sin embargo, los pequeños músculos de su pecho empiezan a practicar un movimiento como el de la respiración empleando los pulmones y el diafragma. El sistema nervioso continúa su proceso de maduración y gracias a esta evolución, los párpados, que hasta ahora han permanecido unidos, comienzan a abrirse. Las pestañas también van desarrollándose.
feto en la semana 27 del embarazo mimuselina

Semana 27 de embarazo: La mamá

En la semana 27 de embarazo el útero está situado unos 6’5 centímetros por encima del ombligo. En estas semanas siguen aumentando los niveles de progesterona, importante para el desarrollo de las mamas y para la relajación de los músculos uterinos.
A partir de ahora los cambios hormonales pueden variar semana a semana. Es normal que tus pies se hinchen pero si la hinchazón dura mucho o si pasa a la cara, habla con tu especialista. La formación de estrías en los pechos y la barriga son muy comunes en este período de tiempo, así que sigue los consejos que te hemos dado en semanas anteriores de hidratar mucho la zona. Si te pilla en verano, ir a la playa embarazada es genial.
Aprende a levantar y mover cosas de la forma correcta, sin dañar la columna. Para coger algo del suelo, primero dobla las rodillas y mantén la espalda recta. Si tienes que trasladar un objeto de un lado a otro, por ejemplo un libro o una carpeta, no lo lleves en un costado; es mejor que lo sujetes delante de la tripa con ambos brazos.
La línea marrón que atraviesa de forma vertical el abdomen se denomina línea alba, y se debe a un aumento de melanina en dicha zona de la piel. En esta semana del embarazo es cuando se hace más evidente. Ten en cuenta que puede persistir hasta varios meses después del parto.
Las mamas han aumentado hasta tres veces su tamaño. En ellas pueden aparecer estrías y venas. La areola mamaria cada vez es más grande y más oscura. Y pueden aparecer en ella pequeños bultitos denominados glándulas de Morgagni. También puede brotar leche de los pezones.
Escucha lo que dice tu cuerpo: es posible que esos antojos del embarazo te estén dando una idea de lo que tu cuerpo necesita ahora.
Tu matrona te dirá el mejor modo de prepararte para el parto, los lugares y métodos disponibles. Las clases de preparación se suelen iniciar a partir de las próximas semanas, una actividad muy recomendable, por múltiples razones, para hacer en la fase final del embarazo, mejor si puede ser acompañada por el papá.
Resulta muy enriquecedor para la pareja aprender sobre la adecuada nutrición en el embarazo, fisiología del parto o los cuidados del bebé, y también compartir la experiencia con otras parejas que están en la misma situación. Al mismo tiempo se inicia una rutina de ejercicios que, si aún no habías emprendido, hay que hacerlo cuanto antes.
Es posible que la embarazada note las llamadas contracciones de Braxton Hicks. Se trata de contracciones uterinas fisiológicas, que van preparando el útero para el momento del parto. Habitualmente la gestante las nota como un endurecimiento del abdomen, pero apenas duelen o molestan.
En caso que sea muy regulares o dolorosas, sería recomendable consultar con un médico ya que podrías estar de parto antes de tiempo. A esta edad gestacional,  el feto está lo suficientemente desarrollado para que pueda nacer. Pero lo dicho, ante cualquier duda mejor consultar al especialista.
Os esperamos en la semana 28.
Tripita semana 27 de embarazo

Descansa y duerme bien. Seguro que estás cansada de oirlo pero… con esta tripita que no para de crecer cada vez te será más complicado. No sólo por las veces que te levantarás al baño sino porque coger la postura será cada día más difícil. Para ello conviene que te rodees de grandes y buenos amigos, a partir de ahora tu nuevo mejor amigo será el cojín nido, que luego utilizarás como cojín de lactancia.

Un imprescindible que toda embarazada debe tener por los múltiples beneficios que tiene.

Cojín nido para embarazada